Cómo Crear Buenos Hábitos
(Sistema de 3 Puntos de Nelson Quest)

Tengo una adicción de la que no he sido sincero con ustedes, en todo caso, lo voy a decir de una vez, soy adicto al fitness. En ocasiones, esto puede ser un problema, como la vez que pensé que sería una buena idea practicar boxeo con un amigo todos los días por un mes entero, pero en gran parte, ha sido realmente bueno para mí.

Me emociono cuando es hora de montar bicicleta, levantar pesas, o mi favorito de todos – escalar el cerro de Tres Cruces con Ro. Estoy escribiendo el guión de este video en una caminadora, en la cual estuve casi 4 horas. No sé cómo va a sonar esto cuando lo lea en voz alta.

Considerando quien soy hoy en día, es loco pensar que hubo una época, hace muchas lunas, en la que desarrollar un hábito fitness o en realidad, cualquier hábito positivo, era algo en lo que siempre fracasaba, ahora es todo lo contrario, soy capaz de crear hábitos positivos sin esfuerzo y por esta razón tengo muchos de ellos, como pueden ver a través de mi canal. 

Voy a asumir que también están tratando de llegar al mismo lugar, donde crear hábitos positivos pasa de ser algo difícil, a algo sin esfuerzo, y por eso, en este post voy a mostrarles mi proceso exacto, empecemos.

Paso 1: Empieza con la autoimagen

En el pasado, cada vez que intenté desarrollar hábitos positivos, en esencia, me veía como un novato patético que con seguridad iba a fallar, por ejemplo, la primera vez que intenté establecer el hábito de ir al gimnasio, me vi como un novato, que estaba “intentando” ir al gimnasio, entonces, entre más veces fracasaba en crear el hábito, mayor era la prueba de que yo iba a seguir fallando, ¿eso tiene sentido?

Como describe Maxwell Maltz en “Psycho Cybernetics”

“El hombre que se concibe a sí mismo como perteneciente al tipo de personalidad de fracaso, hallará algún modo de fracasar”

Así que, si empezamos a ir al gimnasio, pero nuestra autoimagen es la de alguien que siempre fracasa al crear hábitos, entonces cada vez  que inevitablemente perdemos un día, en esencia, confirmamos el “tipo de personalidad de fracaso” en la que nos vemos reflejados y así es como un día perdido puede convertirse con facilidad en 2 días, 3 días, un fracaso.

Ahora, cada vez que creó nuevos hábitos, por el contrario, me veo a mí mismo como el hábito, no me veo como alguien que intenta ir al gimnasio, soy alguien que va al gimnasio, no me veo como alguien que intenta meditar, o alguien que está aprendiendo a practicar yoga, yo medito, y hago yoga.

Y si pierdo un día, dos días, incluso si pierdo una semana entera, no importa porque mis hábitos son mi autoimagen, un hombre que es lo que hace, y hace lo que desea. 

Si eres alguien que falla todo el tiempo, es porque la idea de “quién eres” es inconsistente con quien quieres ser. Si eres inteligente, vas a pausar el video y considerar esto por unos minutos, ten cuidado aquí, porque la autoimagen no es pensamiento positivo, la autoimagen es la raíz, es como vemos nuestro yo.

El pensamiento es un síntoma de la raíz, el «pensamiento positivo» es cuando imaginamos un resultado positivo para las cosas que encargamos a nuestro ser, si pensamos que podemos desarrollar un hábito, pero nuestra autoimagen es la de alguien que siempre fracasa, vamos a fracasar.

Nosotros definimos lo que sí es posible, no en nuestros pensamientos sino en nuestra autoimagen.

Paso 2: Empieza pequeño y crea constancia

Fue Aristóteles quien dijo: 

“Somos lo que hacemos repetidamente”

La constancia es literalmente la palabra más subestimada dentro del mundo del desarrollo personal, y de hecho hay un truco realmente simple que podemos usar para engañarnos y hacer que desarrollemos cualquier hábito muy fácilmente.

Apunta a 1 minuto por día, sea desarrollando el hábito de meditación, escribiendo en un diario o duchas frías, solo 1 minuto.

Este es el truco, cuando nos comprometemos a solo 1 minuto, eliminamos la mayor parte de la fricción y lo que va a pasar casi siempre, como el 99% de las veces, es que una vez empecemos, vamos a seguir haciéndolo por más de 1 minuto.

Antes era muy difícil escribir para estos videos porque los veía como una tarea gigante de más de quince horas, ahora, cuando es hora de escribir, me engaño a mí mismo al intentar escribir por solo un minuto, y el 99% del tiempo, terminó en un estado fluido donde escribo por horas.

Con hábitos más complejos como ir al gimnasio, no empieces por 1 minuto, por el contrario, comienza a vestirte y empacar tu bolso del gimnasio, y sigue desde ahí. 

En palabras de Alan Watts 

“Si quieres engañar al diablo, es demasiado importante que no le des aviso anticipado”.

Descarga la guía Dark Mode ahora

… y mucho más!

Paso 3: Enamórate de los beneficios

El problema de muchos hábitos al principio es que son algo dolorosos, no queremos levantarnos temprano para ir al gimnasio, es tan difícil meditar sin distraernos, somos pésimos bailando y va a tomar semanas o meses ver alguna mejora. 

Es más fácil mantener un hábito positivo, que empezarlo, en especial, cuando recibimos cumplidos de amigos, sentimos mayor paz durante el día, o ejecutamos movimientos geniales. Entonces, ¿Cómo podemos empezar a amar un hábito nuevo en la  etapa crítica donde apenas estamos empezando, pero aún no hemos experimentado resultados positivos? 

Simple, al visualizar los beneficios positivos antes de que pasen.

Algo que yo solía hacer era dibujar una línea en un pedazo de papel y hacer una lista de cada aspecto positivo y negativo que podía imaginar. Para desarrollar mi hábito de gimnasio, recuerdo empezar con lo obvio, ser más atractivo, tener más energía, pero después el lápiz tomó vida propia, vivir más tiempo para mis hijos, tener una presencia más impresionante en las negociaciones, para cuando había terminado, había escrito más de 100 beneficios positivos. 

Ahora entiendo que hacer esto es una forma avanzada de visualización que nos permite simular los beneficios de algo antes de que los experimentemos. 

Resumen

Bueno,  es hora de un resumen rápido.

Paso 1: Empieza con la autoimagen

Si nos vemos como “fracasados” cada vez que intentamos desarrollar un hábito positivo, vamos a fracasar.

Como Maxwell Maltz explica,

“La imagen que las personas tienen de sí mismas y los hábitos que han creado, guardan una estrecha relación entre sí. Al cambiar la imagen, seguramente cambiarán los hábitos.”

Paso 2: Empieza pequeño y construye constancia

Apunta a solo 1 minuto por día, entre más pequeña sea nuestra meta, más fricción eliminamos, y más fácil se convierte construir constancia. 

La constancia es críticamente importante para ser capaces de transformarnos de alguien que está tratando de construir un hábito a alguien que es ese hábito.

Paso 2: Empieza pequeño y construye constancia

Apunta a solo 1 minuto por día, entre más pequeña sea nuestra meta, más fricción eliminamos, y más fácil se convierte construir constancia. 

La constancia es críticamente importante para ser capaces de transformarnos de alguien que está tratando de construir un hábito a alguien que es ese hábito.

Paso 3: Enamórate de los beneficios

Al principio, los hábitos pueden sentirse tediosos o dolorosos, porque aún no hemos experimentado los beneficios positivos y la motivación que viene con esto.

Para ayudar a mitigar esto, debemos tomarnos el tiempo de hacer una lista de cada aspecto positivo que podamos imaginar, lo cual es una forma avanzada de visualización.

Bueno amigos, las suscripciones literalmente no significan nada, así que si quieres desarrollar el hábito positivo de ser notificado primero cuando suba nuevos videos, no solo suscribete, asegúrate de tocar la maldita campanita. 

Si quieres ver todos mis hábitos positivos, asegúrate de seguirme en Instagram @NelsonQuest.

Si te gusta alcanzar metas, asegúrate de revisar mi sistema de productividad Dark Mode.

Y por último, si tienes alguna estrategia única para desarrollar hábitos positivos, o quieres compartir algunos hábitos en los que trabajas, por favor compártelos en los comentarios abajo.

Este es el camino, nos vemos en el próximo post.

comenzar el viaje

Ingresa tu correo electrónico y te enviaré la lista completa de vídeos con los que debes comenzar de inmediato, así como correos electrónicos diarios durante aproximadamente una semana con más contexto en cada vídeo y por qué son importantes.