Más de 150 Amigos en las Redes Sociales ARRUINA tu Vida (Ciencia Explicada)

Hace unos meses me encontraba otra vez luchando para balancear las redes sociales con una vida productiva, orientada a las metas. De repente, decidí que necesitaba ir más profundo para entender el problema, así que me preparé una buena taza de té, me senté en una silla y saqué un cuaderno, revisé mi teléfono por algún mensaje urgente,  decidí hacer un viaje “rápido” a Instagram, bueno, tal vez no funcionó como esperaba, pero cuando recuperé la consciencia 2 horas después, algo muy profundo si me ocurrió.

¿Con cuántas personas de las que sigo en redes sociales no he interactuado por más de un año, 2 años, una década? 

¿Por qué carajos sigo a alguien que conocí una vez, en una fiesta que fue hace 3 años, y solo intercambiamos unos minutos de una conversación?

¿Cuántas de nuestras redes sociales están conformadas por personas que ni siquiera nos importan? 

Y la pregunta más difícil de todas, ¿Cuántas de nuestras redes sociales están conformadas por personas que no nos deberían importar?

Esto me puso a pensar ¿existe un número óptimo de personas que deberíamos seguir o ser amigos en redes sociales?

Resulta que sí lo hay, son 150. Así que me puse a trabajar, Instagram es la única red social que aún uso, entonces fui a mi lista de “seguidos”, tomé mi machete virtual y empecé a cortar. 

Pasaron unos meses desde la última vez que lo hice, y mis relaciones cercanas han mejorado drásticamente, mi motivación y autoestima están en máximos históricos, incluso mi memoria ha mejorado.

Y cuando miramos a la ciencia y la psicología detrás de un aparente número mágico, 150, todo tiene perfecto sentido.

Cómo el tamaño de nuestro cerebro tiene un límite de cuántos amigos podemos tener

Durante los últimos siglos, muchos científicos han estudiado el tamaño del cerebro y su inteligencia correspondiente en distintos animales, de dichos estudios surgió la “teoría de inteligencia social”, la cual muestra que entre más grande sea el cerebro de una especie, más sociable es. Aquí es donde se vuelve más interesante. 

El antropólogo británico Robin Dunbar aplicó esta teoría dentro de poblaciones de primates, y encontró que, dentro de distintas especies, a medida que aumentaba el tamaño del cerebro, también aumentaba el tamaño máximo del grupo.

Luego, Dunbar recogió estos datos y los aplicó al tamaño promedio del cerebro humano, y a partir de esto, fue capaz de calcular que 150 debería ser el número máximo de amigos que cualquier humano debería tener, cualquier número superior se considera como algo muy complicado de manejar bajo niveles óptimos de procesamiento.

Dunbar evaluó si los valores de 150 aparecían dentro de sociedades humanas con algún tipo de frecuencia, y lo que encontró fue increíble, las sociedades tribales tienen en promedio 150 miembros, desde aldeas del Medio Oriente hace 6000 A.C., Inglaterra en 1068,  hasta aldeas inglesas del siglo 11, todas promediaban 150 personas. Las unidades militares más pequeñas, desde la Antigua Roma, y pasando por ambas guerras mundiales, hasta tiempos modernos, tenían en general un número cercano a 150 hombres. 

Emprendedores como Robert Gore, el inventor de GoreTex, se dieron cuenta que una vez alguna de sus fábricas superaba 150 empleados, perdían productividad y eran menos propensos a trabajar como equipo. 

Una y otra y otra vez, Dunbar encontró que el número 150 estaba vinculado al tamaño máximo de grupos que funcionan en condiciones óptimas.

Estudios recientes han mostrado que las personas que viven en ciudades son 21% más propensas a tener desórdenes de ansiedad, y 39% más propensas a tener desórdenes de humor en comparación a quienes viven en zonas rurales.

En la historia de la humanidad, este tipo de problemas no existieron hasta que empezamos a concentrarnos en sociedades más grandes, como regla general, entre más densos se conviertan los entornos en que vivimos y trabajamos, más enfermos nos volvemos. 

Ahora, agrega las redes sociales a la mezcla y todos esos factores estresantes y presiones se incrementan a niveles absurdos, razón por la cual para muchos de nosotros, las redes sociales se sienten tan “abrumadoras”.

Nuestros cerebros literalmente no están evolucionados para ser capaces de manejar efectivamente grandes grupos sociales con miles de miembros. 

Cómo hacer más pequeña nuestra red social, aumenta la motivación y la autoestima

En lo personal, uno de los impactos negativos más grandes que empecé a experimentar mientras tenía una red social en constante expansión, algo que estaba causando estragos en mis niveles de motivación, a la vez me hacía sentir menos confianza en mis habilidades, y en general, menos satisfecho con mi propia vida, era el hecho que, cada vez que abría una red social, en esencia, competía con las proyecciones digitales filtradas cuidadosamente de los demás, en algo a lo que me refiero como “la jerarquía de la red social”. 

Esto puede sonar cruel pero no lo es, es solo la realidad, todo en la vida está agrupado dentro de jerarquías, el trabajo es una jerarquía, con el gerente en la cima, y el personal de aseo en la base, la escuela es una jerarquía, con el director en la cima, y los estudiantes en la base, los estudiantes son una jerarquía, con los estudiantes más populares en la cima y los estudiantes menos populares en la base.

Yo sé esto porque mientras crecía, estaba en la parte más baja de la jerarquía, pero ahora estoy en la cima.

En todo caso, para que nosotros sintamos motivación y queramos escalar las jerarquías en primer lugar, deben estar optimizadas para dos cosas. 

Primero, deben tener el tamaño adecuado, si son muy pequeñas, bueno, ¿a quién le va a importar? Pero si son muy grandes, entonces se vuelve muy abrumador. Para la mayoría de nosotros, nuestras redes sociales son inmensas, no solo consisten de cientos sino miles de personas con quienes competir, además, esas personas están compartiendo historias de éxito de incluso más personas, y en esencia, competimos contra todas ellas.

La segunda cosa que las jerarquías necesitan para que queramos escalar en ellas, es que necesitan ser llamativas, necesitamos saber ¿Qué ganamos si escalamos?

Cuando permitimos que nuestras redes sociales acumulen no cientos, sino miles de personas con quien no hablamos, y tampoco tenemos cosas en común, ese lugar al que tratamos de llegar, empieza a volverse más confuso. Empezamos a sentir que se supone que escalemos múltiples y diversas jerarquías, lo cual puede hacernos sentir condenados y sin nada de confianza en nosotros mismos. 

Pero al reducir el número de personas que sigo hasta 150, de verdad siento que fui capaz de crear lo que es para mí la jerarquía “perfecta” en mi red social. En la base de mi jerarquía está mi familia, personas con las que no compito, y quienes me importan y tienen un impacto positivo en mi vida, hacia el centro están mis amigos, personas con quien “estoy” compitiendo, pero en formas saludables y hacia metas similares, en la cima de mi jerarquía están las personas exitosas y de alto rendimiento a quienes admiro y son mis modelos a seguir, y luego, en la parte más alta, está Elon Musk, básicamente, él es Dios.

Descarga la guía Dark Mode ahora

… y mucho más!

Cómo optimizar la jerarquía de tus redes sociales

Bueno, hablando en serio, reducir el número de seguidos a 150 fue extremadamente difícil, algo que de verdad me ayudó en esto fue el Modelo 5-15-50-150 de Dunbar, el cual explica los distintos niveles de relación dentro del número mágico 150.

Nivel 1: Amigos Cercanos. Son las personas que conozco y a quienes puedo acudir durante las crisis, personas con las que hablo, o con las que debo hablar al menos una vez a la semana.

Nivel 2: Buenos Amigos. Las personas en esta capa no son tan cercanas como el primer nivel de amigos, pero pueden subir de nivel bajo las condiciones adecuadas.

Nivel 3: Amigos. son las personas dentro de mis círculos sociales que se ajustan bien al tipo de persona que soy, personas con las que siento que compartimos metas y caminos similares.

Nivel 4: Contactos Significativos. Básicamente son todas las demás personas dentro de los 150, esto incluye empleados cercanos, personas con quienes he hecho negocios o me gustaría tenerlos, y modelos a seguir o personas que admiro, como Elon Musk.

En este proceso, debía recordarme que no era necesario preocuparme tanto por ser amable, a medida que reducía mi número hasta 150. La parte más difícil fue dejar de seguir a mucha gente con la que crecí y amigos. 

Han pasado meses desde que hice esos cambios y wow ¡Qué diferencia!

Al reducir el tamaño de mi red social, Me es mucho más fácil recordar cosas y conversaciones que tengo con las personas porque hay mucho menos estímulo externo, ruido externo, también pasó más tiempo en mi mundo real, desarrollando relaciones reales con personas que me importan de verdad. 

Resumen

Bueno amigos, hagamos un resumen rápido antes de llevar esto a casa. 

Con el tiempo, las redes sociales se han convertido en una tierra desolada de personas con quienes no interactuamos ni tenemos cosas en común, el número Dunbar indica que 150 es el número máximo de amigos que podemos tener mientras funcionamos a niveles óptimos, cuanto más densamente poblados se vuelven nuestros entornos, más enfermos nos volvemos, enfermedades que no existían cuando vivíamos en grupos de 150 o menos personas.

Nuestra red social es en sí misma es una jerarquía y probablemente es la jerarquía que más tiene influencia en nuestras vidas, al convertirse muy grande o muy variada, nos sentimos menos motivados a escalarla, porque nos sentimos abrumados.

Al reducir nuestra red social hasta 150, vamos a traerla dentro del rango máximo que hemos evolucionado para darle manejo óptimo, y es probable que mejoremos nuestras vidas drásticamente.

Y amigos, por favor tengan presente, todo el sentido de compartir esto es mostrar algo que he encontrado que funciona a la perfección para mí.

Si eres alguien extrovertido, si sientes que es importante para ti tener una red más grande, o tal vez, así como Dunbar observó en primates, tu tienes un cerebro más grande que yo y puedes manejar una red social más amplia, entonces es probable que debas tener una red social más amplia, puedes y debes experimentar qué es lo que funciona mejor para ti.

Mientras consideras esto,  te dejo esta frase de Nietzsche, que es una de mis favoritas

«El individuo ha luchado siempre para no ser absorbido por la tribu. Si lo intentas, a menudo estarás solo, y a veces asustado. Pero ningún precio es demasiado alto por el privilegio de ser uno mismo.»

Amigos, si creen que vale la pena que yo esté en su jerarquía social, puedes encontrarme en Instagram @NelsonQuest.

Y si ya me siguen y creen que deben cortarme de tu jerarquia, por favor no lo hagas, te prometo que voy compartir menos fotos de mi perrita Ro y mas cosas de valor.

Este es el camino.

Buena suerte, y nos vemos en el próximo post.

comenzar el viaje

Ingresa tu correo electrónico y te enviaré la lista completa de vídeos con los que debes comenzar de inmediato, así como correos electrónicos diarios durante aproximadamente una semana con más contexto en cada vídeo y por qué son importantes.